LOADING

Escriba para buscar

Deportes

Defensiva pone la mesa y ataque de Cowboys aprovecha para vencer a Seahawks

Share

ARLINGTON, Texas — Los Dallas Cowboys sobrevivieron a la primera ronda de la Postemporada de la misma manera en que lo hicieron durante las últimas ocho semanas de la campaña regular.

La defensa se cerró en el primer cuarto, después se dobló, pero nunca se rompió y del resto se encargaron Ezekiel Elliott, Dak Prescott y Amari Cooper.

Los Cowboys derrotaron 24-22 a los Seattle Seahawks ante 94,327 personas en el AT&T Stadium y conocerán a su rival en la Ronda Divisional hasta la tarde del domingo, cuando se conozca el resultado del partido entre los Philadelphia Eagles y los Chicago Bears.

Una victoria de los Bears enviará a los Cowboys a medirse ante los New Orleans Saints. En caso de que ganen los Eagles, Dallas visitará a Los Angeles Rams.

“Nuestra defensiva jugó en grande”, afirmó Prescott. “Nos dieron la oportunidad de ganar como han hecho toda la temporada. Todos los muchachos jugaron bien. Hoy se puede celebrar, porque mañana por la tarde habrá que comenzar a pensar en el siguiente juego. Nuestro objetivo sigue siendo más que este triunfo”.

Maliek Collins captura a Russell Wilson en el duelo de la Ronda de Comodines entre Cowboys y Seahawks. Getty Images/Ronald Martinez
La defensiva de Dallas, que sólo permitió 24 puntos en el primer cuarto durante toda la temporada, se cerró ante Russell Wilson, Chris Carson y el resto de la ofensiva de los Seahawks.

Los Cowboys limitaron a Seattle a nueve yardas en el primer periodo y a 107 en la primera mitad, periodo en el que sólo aceptaron cuatro primeros y 10.

Al final, sólo fueron 11 primeros y 10 con 299 yardas totales las que sumó Seattle, de las que buena parte llegaron en jugadas explosivas de Wilson por aire, incluidas 120 en cuatro recepciones de Tyler Locket, una de ellas de 53 yardas.

Por carrera, Seattle apenas sumó 73 yardas. Su mejor corredor fue Carson con 20 yardas en 13 carreras.

Lo más importante, la defensiva local fue física, tacleó en el primer contacto y tuvo máxima intensidad, quizá contagiados por un público entusiasta como pocas veces se ha visto en las 10 temporadas de historia del estadio en Arlington.

La ofensiva, también como ha sido toda la temporada, movió el balón en el primer cuarto, en el que apenas anotaron tres puntos. Sus viajes a zona roja enemiga resultaron en poco o nada.

Prescott completó 22 de 33 pases para 226 yardas con un touchdown e intercepción. También puso yardas complicadas (29) cuando fue requerido y otra anotación que selló el partido en el último cuarto.

“Hoy, Dak jugó como adulto. Es un ganador. Es un jugador de equipo. Así somos todos aquí. No nos importan las estadísticas, salimos a ganar”, indicó Elliott, quien, otra vez, fue casi imparable.

El corredor de los Cowboys terminó con 137 yardas para un promedio de 5.3 por carrera, sumó 32 más por recepción y castigó a cuanto defensivo se le acercó.

Cooper, de nueva cuenta, hizo las recepciones en los momentos trascendentes, como lo ha hecho desde que llegó en noviembre en el canje con los Oakland Raiders. Terminó el juego con 106 yardas con siete recepciones, la más importante, al inicio del último cuarto y que preparó, cuatro jugadas después, el touchdown en carrera de una yarda de Elliott que puso el marcador 17-14 a favor de los Cowboys, que ya no mirarían atrás.

Es probable que el marcador haya resultado condescendiente con los Seahawks, que nunca dieron sensación de dominar a los Cowboys.

Incluso, Dallas sufrió de algunas decisiones arbitrales cuestionables, en especial, un regreso de patada para touchdown de Tavon Austin que fue anulado por un castigo por sujetar que nunca existió.