Vías alternas, pero que pueden resultar peligrosas

Un riesgo para los conductores puede resultar el transitar por algunas vías alternas de la carretera federal 15, las cuales carecen de alumbrado, señalamientos, pavimento y pueden ser aprovechadas para actos delictivos.

Aunque actualmente algunas casetas de cobro se encuentran tomadas por grupos ciudadanos, cuando no sea esta la situación, los conductores deberán optar por pagar o utilizar estas vías alternas.

En el Sur del Estado las condiciones de estas vías son peores, pues en algunos casos no existe la carretera 15 como tal, sino se trata de caminos de terracería.

El libramiento Navojoa a Estación Don es una brecha de unos tres kilómetros por la que algunos automovilistas pueden evitar la caseta de cobro No. 48, mejor conocida como «La Jaula».

La vía es un camino entre el monte, sin alumbrado y sin seguridad.

El camino, según habitantes de poblados cercanos, lo hizouna constructora para pasar maquinaria y la caseta de cobro cuando trabajaban en la reparación de la carretera Federal 15.

Roberto Zárate, quien es chofer de tráiler, manifestó que conoce del libramiento, pero sólo una vez lo usó para ahorrarse la caseta de cobro.

«No me gusta tomar libramientos por seguridad, podemos perder la carga en un asalto o por las malas condiciones de la brecha se puede ponchar alguna llanta y perdería más tiempo», explicó.

Caminos alternos en Cajeme

Para evitar las casetas de cobro de Esperanza, ubicada a la salida Norte, y la de Fundición al Sur de Ciudad Obregón, existen cuatro tramos de vía libre pero algunos resultan muy inseguros.

Aunque las casetas de cobro de Cajeme se encuentran liberadas, cuando estaban en operación las vías libres no eran opción para los transportistas, indicó Regino Ángulo Sánchez, presidente de la Asociación de Transportistas de Carga del Valle del Yaqui.

Al Sur de la ciudad, en el tramo de la carretera Obregón-Navojoa, existen dos caminos de libre paso, uno a la altura del poblado de Fundición y quelleva hasta Navojoa.

La otra opción es Tobarito-Providencia, recorrido que rodea la ciudad y regresa al automovilista a la rúa federal.

En la salida Norte del Municipio existen dos vías alternas, el primera está ubicada en Estación Corral y llega a Tajimaroa. La segunda opción es Providencia hacia Bácum.

Dichos caminos son en su mayor parte de tierra sin emparejar e inseguros para los automovilistas pues no hay alumbrado o señalamientos; han sobrevivido durante años como opción, principalmente para traileros y vehículos de carga.

Desviaciones en Guaymas

Las desviaciones que indican el camino a la carretera libre a Guaymas, en dirección de Sur a Norte y viceversa, confunden a los automovilistas que desean ingresar al puerto.

En la circulación de Norte a Sur, desde antes de llegar al kilómetro139 hay señalamientos que indican el camino que se debe llevar para evadir la caseta de cobro, sin embargo por los trabajos de modernización que se realizan, algunos tienden a equivocarse y tomar el contrario.

El chofer de tráiler, Roberto Flores García, al igual que sus compañeros, prefiere tomar la carretera de peaje que atravesar Guaymas por la ‘libre’ debidoal mal estado en la que se encuentra el camino y las multas de tránsito a las que se exponen.

«Además en la carretera libre de Guaymas y Empalme hay tramos que se transitan en doble sentido, por los trabajos de reparación o porque los caminos así están construidos, te arriesgas más, no vale la pena ahorrarse unos pesos por eso», consideró.

Sin topes ni señalamientos

Falta de topes, señalamientos y luces en el camellón son algunos de los problemas que se pueden observar en la carretera alterna de San Pedro El Saucito a Estación Zamora y a Estación Pesqueira correspondiente al Municipio de Hermosillo.

Leonardo Ayala, quien trabaja en una llantera en Estación Pesqueira, comentó que la carretera es constantemente transitada por autobuses escolares y camiones de carga, por lo que se ha dañado con el tiempo.

«El año pasado repararon la carretera de Zamora a Pesqueira, pero no de Pesqueira a Zamora y es la que no sirve; no la ven y pegan unos saltos, los señalamientos se cayeron», señaló.

A 10 kilómetros del taller de don Leonardo se encuentra un hipódromo que celebra los domingos carreras de caballos.

Ayala señaló que los carros pasan a altas velocidades y no se percatan de los topes.

«Sí hay topes pero no se ven casi. Llegan al taller para que les reparemos las llantas porque botan muy fuerte en los topes», indicó.

Estas vías alternas no cuentan en su mayoría con los elementos esenciales para que los carros tengan mayor precaución.

Centro de Magdalena

Entre 10 y quince minutos le toma a un automovilista utilizar la carretera libre para evadir la caseta de peaje de Magdalena de Kino, es decir tomar por el Centro de esta ciudad.

Tanto de Sur a Norte como de Norte a Sur basta solamente ingresar al poblado y avanzar por unos seis kilómetros por la vía principal, la Niños Héroes, para rodear la caseta de peaje.

elimparcial.com